Un brindis al sol

Posted on octubre 24, 2017, 3:34 pm

Los sucesos del 15-M y la acampada posterior en la Puerta del Sol pusieron a Madrid en las portadas del mundo y dentro de la corriente histórica de la revolución pacífica. Le siguieron Barcelona, Sevilla, París, Estambul… La gente ha despertado y quiere participar. Fabio Gándara, la piedra angular de la plataforma Democracia Real Ya, lo hace desde estas páginas respondiendo a nuestras preguntas y analizando lo sucedido en estos días convulsos y emocionantes, sabiendo que la aventura aún no ha acabado.

Por MIGUEL ÁNGEL VAZQUEZ. Fotografía OLMO GONZÁLEZ.

Captura de pantalla 2017-10-24 a las 17.26.44

Un brindis al Sol. Con esta expresión solemos referirnos a aquellas propuestas o ideas, bellas en su planteamiento, pero imposibles de realizar en su ejecución por utópicas o idealistas. También ha servido históricamente como pesada losa en forma de crítica hacia las propuestas que, desde aquel Foro de Porto Alegre y antes, defienden ese ‘otro mundo posible’. Una crítica que, habitualmente, viene siendo realizada por una parte de la sociedad, o bien acomodada y conformista, o directamente implicada en las desigualdades del sistema.

La histórica acampada de Sol surgida a raíz de las protestas del 15 de mayo ha vuelto a traer esta expresión popular a la primera línea de la actualidad. No tuvo que pasar mucho tiempo, apenas un día, para que las grandes rotativas, los políticos en sus discursos o los artífices del sistema aplicaran estas palabras, como en el poema Los portadores de sueños de Gioconda Belli, contra la multitud congregada en la madrileña plaza para exigir una democracia real y un cambio en las normas del juego. Una exigencia que, además y para más inri, y para mayor descolocación y sorpresa de los que detentan el poder, vino en clave de no violencia y de resistencia pacífica.

Para Fabio Gándara, cocreador de la plataforma Democracia Real Ya e impulsor involuntario de todo lo que sucedió tras las manifestaciones convocadas el pasado 15 de mayo, la no violencia ‘es una clave de legitimidad esencial’. Gándara, que no quiere ser líder de nada y prefiere continuar como uno más, aclara que ‘siempre se machacó desde la organización que la no violencia es lo esencial: nos va a ganar muchos más apoyos de toda la sociedad porque realmente eso es lo fundamental. La violencia es el último recurso del que no sabe cómo expresarse y cómo argumentar. Yo creo que es básico. Ha sido sorprendente el éxito que se ha conseguido en este punto. Se puede decir que ha sido el movimiento de protesta de toda Europa más pacífico y más cívico’. Ciertamente, revisando los hechos, aún asombra cómo se desarrollaron, de forma espontánea, los acontecimientos de Sol y, por réplica, de casi todas las plazas de las ciudades españolas en las primeras semanas de movilización. Hechos que traen a la memoria, sin demasiada dificultad, las no tan lejanas acampadas por el 0’7% del año 1994. En aquel momento, las reivindicaciones y manifestaciones pacíficas de los acampados y otras formas de lucha no violenta como las huelgas de hambre, lograron que la, por aquel entonces, ministra Loyola de Palacios firmase el Pacto por la Solidaridad. En el pasado mes de mayo, miles de ciudadanos volvieron a demostrar la contundencia y la responsabilidad de la lucha no violenta manifestándose durante días sin que hubiera que lamentar ningún enfrentamiento, sin cristales rotos ni contenedores quemados, sin insultos ni agresividad por parte de los acampados.

‘LA VIOLENCIA ES EL ÚLTIMO RECURSO DEL QUE NO SABE CÓMO EXPRESARSE Y CÓMO ARGUMENTAR’ EXPLICA FABIO GÁNDARA

Captura de pantalla 2017-10-24 a las 17.27.15

La no violencia como instrumento revolucionario para transformar la realidad fue utilizada por primera vez, tal y como hoy la conocemos, por el Mahatma Gandhi. Esa no violencia, o Ahimsa en la terminología del líder indio, conlleva una implicación personal que engloba toda la vida de una persona y de un pueblo. Una filosofía individual y colectiva que lleva íntimamente ligados varios conceptos y que en el caso de Gandhi dio como resultado, tras una larga lucha de varios años cargados de penurias y encarcelamientos, el objetivo fundamental de la independencia de la India. Uno de los conceptos fundamentales asociados a la Ahimsa es el de la desobediencia civil, término apropiado y ampliamente defendido también por los acampados de Sol. Para Fabio Gándara tiene pleno sentido el apoyo a los postulados de la desobediencia civil ‘desde el punto de que consideramos que es legítimo desobedecer una ley o una resolución injusta, a luces de un pensamiento crítico, independiente y ético compartido por mucha gente. Evidentemente si criticamos el actual marco legal, cumplirlo a rajatabla significa perpetuar la injusticia. Por lo tanto, desobedecer determinadas cuestiones es necesario’. Dicho de otra forma en palabras de Monseñor Óscar Romero, obispo de El Salvador y mártir al igual que Gandhi en su defensa de los empobrecidos y de la revolución pacífica, en ocasiones ‘la ley es como la serpiente: sólo muerde a los que van descalzos’.

El propio Romero, desde los postulados de la no violencia, defendía hace ya más de 30 años en unas palabras que están de plena actualidad, que organizarse ‘es un derecho y, en ciertos momentos, como hoy, es también un deber, porque las reivindicaciones sociales, políticas, tienen que ser no de hombres aislados, sino la fuerza de un pueblo que clama unido por sus justos derechos’. En esa línea, el propio Gándara, explica que él no quiere ‘ser la cara de todo esto. Me parece bonito mostrar cómo empezó todo, pero sin que eso signifique que haya ningún líder ni nada. Sí me parece importante que se vea que esto lo empezó gente normal, para que nadie piense que hay una mano negra’. Tesis, esta última, defendida hasta la saciedad por los medios de comunicación incapaces de ver cómo el pueblo empezaba a despertar por sí mismo.

Gandhi no siempre fue el Gandhi que hoy la historia nos ha transmitido. La vida puso en su camino experiencias de aprendizaje que le fueron modelando. No sólo la injusta realidad que le rodeaba, sino también algunas inspiradas páginas de grandes autores del S.XIX, convirtieron al abogado de Porbandar en el líder mundial que conocemos. Así, al igual que León Tolstói y su libro El Reino de Dios está en vosotros o Thoureau con su manual de Desobediencia civil inspiraron en su día al Mahatma para iniciar su revolución y, a través de él, a grandes activistas como la heroica birmana Aung San Suu Kyi; el despertar del pueblo madrileño, y con él el de toda España, se puede encontrar también en unas páginas incendiadas de pasión por los Derechos Humanos y la Paz. No es casual que a la generación de la acampada de Sol y del Movimiento 15-M se la conozca como la de los ‘indignados’. El ya célebre libro de Stéphane Hessel, uno de los autores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, prologado en la edición española por ese gran defensor de otro mundo posible que es José Luis Sampedro, y cuyo título es ni más ni menos que ¡Indignaos!, ha sido una de las chispas que han encendido la mecha de una revolución pacífica sin precedentes en la historia reciente de nuestro país. Una revolución que ha conseguido que ya se hable del ‘mayo de Madrid’ y que, a través de la creación de las asambleas de barrios, aún dará mucho que hablar. Otras luchas, como la actual resistencia pacífica que tanta sangre le está costando al pueblo hondureño frente al golpe de Estado sufrido en 2009 y perpetuado hoy por el gobierno de Porfirio Lobo, recuerdan la urgencia de cambiar un sistema que no se sostiene y la responsabilidad de mantener encendida la esperanza nacida en la Puerta del Sol. Pero no sólo eso. Ejemplos como el de Martin Luther King o Rosa Parks, madre del movimiento por los derechos civiles modernos, nos recuerdan que la lucha que hoy protagoniza el 15-M y en su día protagonizaron otros es la lucha de la Humanidad entera. ‘Si no nos dejáis soñar no os vamos a dejar dormir’ improvisó el locutor argentino Mario Sadras desde Radio Gráfica (una empresa recuperada por sus trabajadores hace cinco años). Una expresión que ha hecho suya este movimiento y que refleja la lucha pacífica que, desde las páginas de esta revista, ya han defendido personajes como la Premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi, Federico Mayor Zaragoza, Pedro Casaldáliga, la nieta del Mahatma y gran activista Ela Gandhi y, ya en este número, Jane Goodall.

EL LOCUTOR ARGENTINO MARIO SADRAS INVENTÓ ESE ‘SI NO NOS DEJÁIS SOÑAR, NO OS VAMOS A DEJAR DORMIR’

Dice Fabio Gándara que le gustaría ‘que se recordase todo esto como el momento en que la sociedad española y, en general, la juventud fue capaz de organizarse a nivel de sociedad civil y empezó a crear estructuras sin depender de instituciones burocratizadas o ya institucionalizadas’. Porque tal vez ha llegado el momento de dejar claro que la ciudadanía consciente no hace brindis al sol, sino que hace un alegre, pacífico, claro y contundente brindis por Sol.

Leave a Reply

  • (not be published)