Tras su uso revolucionario por Picasso lo redescubrieron el Pop y las performances. Pero, ¿cuáles son nuevas connotaciones de este color?

Por Rubén O’Dogherty

Captura de pantalla 2016-07-13 a las 14.24.40

Pablo Picasso Les Demoiselles d’Avignon, 1907 Oil on canvas 8’ x 7’ 8” (243.9 x 233.7 cm) Acquired through the Lillie P. Bliss Bequest ©Sucesión Pablo Picasso. VEGAP, Madrid, 2010.

Rosa. ¿Rosa? ¡Rosa! Este color, denostado en la Historia del Arte, se sitúa en el lugar predilecto cuando se busca captar la atención o producir extrañeza estética. ¿Por qué? ¿Qué misterio encierra? El primer impulso revolucionario del color rosa en el siglo XX hemos de buscarlo, de nuevo, en la paleta de un genial Picasso, que lo usó como sinónimo de la melancolía en sus tonalidades más suaves. Hasta entonces, el rosa había estado reservado a la piel y a los matices de flores y prendas, pero nunca había tomado un protagonismo tal, aunque también es cierto que el rosa no se sintetiza como un tinte de anilina hasta la segunda mitad del siglo XIX, lo que dificulta su aparición en prendas y objetos de escenas realistas.

Fue sinónimo de melancolía para el genial Picasso

Las primeras vanguardias ya acudieron al color como elemento de progreso, pero un punto de inflexión, desde luego, lo marcó el medio siglo, cuando el expresionismo abstracto y, sobre todo el Pop Art, corrientes antagónicas, se atrevieron a generar un discurso estético en el que la transgresión del color formaba parte de un avance que estaría llamado a ser histórico: Warhol transformó a Marilyn en rosa en 1967 -todos los pop artists ya hacían uso del colorismo- y Rothko pintó su Rojo sobre rosa en 1968 -Cy Twombly-, un año después, marcándose el inicio de una nueva época para la gama cromática entera.

En una de las últimas exposiciones dedicada a Andy Warhol, la primera en Estados Unidos que revisaba la época menos conocida y sin embargo más prolífica del final de su vida, el Milwaukee Art Museum hacía brotar de sus fuentes -diseñadas sin imaginarlo por Calatrava, su creador,- agua rosa en honor al príncipe del Pop Art. Takashi Murakami, uno de los artistas contemporáneos más autopublicitados, llenaba hace unos meses el museo Guggenheim de superficies rosa chicle -y los escaparates de Bilbao-, resaltando entre estos iconos a Kiki, un extraño muñeco anime, de color rosa, y los más conocidos artistas americanos de masas como Jeff Koons dedican cada vez más atención a lo sintético del color rosa con esculturas junto a las que, por qué no, dan ganas de fotografiarse.

Captura de pantalla 2016-07-13 a las 14.28.42

Andy Warhol, Untitled; from the Marilyn portfolio, 1967. Five-color screenprint, 36 x 36 in. Purchase. © 2010, The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc., VEGAP, Madrid.

Warhol y Marilyn marcaron un antes y un después

Asimismo, hace algo más de un año, en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de París, un artista sudafricano del circuito underground -Eliot, también conocido como Michael- pintaba 40 metros de la calle alrededor del Museo Picasso de París usando 20 litros de pintura acrílica rosa en un acto performático que buscaba ‘enriquecer la experiencia urbana’ y que ocasionó un debate sobre los límites del arte en la ciudad. Poco después, en la última Noche Blanca de París, un misterioso halo rosa con forma de ovni sorprendió a los paseantes del Archivo Nacional de la capital francesa. Es un ejemplo de lo que sucedió ya a partir de los sesenta y de un modo extensivo: la pintura deja de dominar el ámbito del color, que pasa a ser un elemento plástico también de la escultura, y se postula, por tanto, un nuevo acercamiento al rosa en otros soportes como la fotografía o la instalación, incluso la performance.

En el circuito underground, Eliot va unido al rosa

A los casos que señalábamos al principio, añadimos uno más extravagante del país vecino: Mauricio Cattelan convencía en 2000 a su galerista Enmanuel Perrotin para pasar un mes vestido de falo rosa gigante.

Captura de pantalla 2016-07-13 a las 14.29.00

Michael Elion. Halo-Installation. 2009. La noche blanca. Archives nacionales. París.

Y es que, ejemplos como éstos, demuestran que, durante los últimos treinta años, numerosos artistas se han interesado por el nuevo valor artístico del rosa, de un modo u otro. Lo cierto es que el color que, según Homero, representaba en la época clásica a ‘la subjetividad y la poesía’ y que actualmente cuenta con una comunidad Facebook que quizá ha llegado a la madurez.

A lo que habría que añadir que, en Psicología del color, la autora alemana Eva Heller explica que, cada vez, estamos más alejados de aquel original significado femenino de este color, ‘cuando las mujeres eran las recolectoras primarias, llevando a casa frutas maduras y, por tanto, de tonalidad rosada o rojiza’, y que ahora el rosa, en sus distintas tonalidades y en las obras de arte, como valor estético y formal, está más allá de lo melancólico, lo infantil, lo femenino. Incluso está lejos ya de lo activista (pink code), lo excesivo, lo gay (léase por ejemplo el brit-art de los Gilbert&George), lo kitsch (David Lachapelle), la foto del desnudo y la nueva visión de la piel (Tunick), el envoltorio (Christo y Jean-Claude) y alcanza nuevos significados como elemento plástico desde perspectivas tan diferentes como el valor matérico de la pintura (Barceló), el coleccionismo rosa como fetiche del color (Portia Munson) o los excesos de los ‘superventas couché’ de principio de siglo, Koons, Murakami o Hirst. En definitiva, aléjate de estereotipos y acércate al rosa. No te lo puedes perder. ·

 

Tags: , , , , , , , , ,

0 Comments

Leave a Comment

Todos los viernes, de 21.30h a 22.00h, los Optimistas Comprometidos tienen un espacio en RN5 en el programa “Con Voz Propia” presentado por Marta Arteaga.Allí, la escritora entrevista de manera muy personal a nuestros “ARTISTAS COMPROMETIDOS”

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar