La ascensión más difícil

Posted on junio 22, 2016, 3:35 pm

El relato de tres alpinistas que, tras el terremoto que devastó Nepal en abril de 2015, deciden dejar a un lado sus retos deportivos para ofrecer su ayuda y devolver al valle todo lo que este les había dado.

El 25 de abril de 2015, a las 11:57 horas (hora local), un terremoto de magnitud 7,9 en la escala de Richter, con epicentro a 81 kilómetros de Katmandú, sacudió Nepal. El seísmo, y sus decenas de réplicas posteriores, causaron más de 8.500 víctimas mortales, más de 20.000 heridos y cuantiosos daños materiales en lugares únicos, como la plaza Basantapur Durbar -edificio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco-, la Torre Dharahara o el templo Manakamana.

 

El terremoto, a su vez, provocó una gran crisis humanitaria que se tradujo en 9,5 millones de personas con necesidad de asistencia humanitaria, 2,8 millones de desplazados internos -cifra equivalente a los habitantes de Madridy 1,4 millones de personas con necesidad de alimento.

 

Mientras tanto, Jordi Tosas dormía tranquilo en Gerona. El reloj marcaba las 6:11 horas. Kilian Jornet y Seb Montaz, en cambio, se encontraban ya en el aeropuerto de Ginebra esperando la salida de su vuelo.

LOS PROTAGONISTAS
Jordi Tosas es guía de montaña desde hace más de veinticinco años. Se gana el pan -y se lo come- en las montañas, de las cuales se enamoró siendo niño. Realiza desde travesías de iniciación en los Pirineos hasta ascensos a más de 8.000 metros en el Himalaya. También diseña prendas para distintas marcas de alpinismo. Ha estado en más de veinte ocasiones por encima de los 8.000 metros, y ha hecho cumbre en los montes Cho Oyu (8.201 m), Shisha Pangma (8.013 m) y Broad Peak (8.047 m). Busca la hazaña durante el ascenso dando una gran importancia al cómo: sin oxígeno y sin ayuda tecnológica. Se lo pone tan difícil que muchas veces el proyecto no culmina. Pero no importa, Jordi busca establecer una relación íntima y estrecha, a la vez que muy dura, con la montaña; busca la plenitud del camino y eso siempre lo encuentra.

 

Hablamos con él desde su casa en Bonansa, en el Pirineo Aragonés. Acaba de descender de la montaña. Le preguntamos por su gran amigo Kilian Jornet.

 

Leave a Reply

  • (not be published)