Jordania oasis de paz

Posted on marzo 05, 2018, 3:33 pm

Desde las evocadoras y antiguas estepas de Wasi Rum hasta el bullicioso centro de Amán, el Reino Hachemita de Jordania se revela como un destino único de lugares imponentes y misteriosos gracias a las majestuosas ruinas de antiguas civilizaciones y el esplendor atemporal del Mar Muerto.

Por ARANTZA DE CASTRO

Fotografía JORDAN TOURISM BOARD

 

Se muestra ante nuestros ojos como una nación moderna, dinámica, estable y totalmente segura. Su lugar más atractivo es Petra cuya imagen más emblemática es ‘el Tesoro’, símbolo de esperanza para los antiguos y promesa de maravillas para el visitante actual, gracias -entre otras cosas- al magnífico espectáculo que supone la puesta de sol sobre las tumbas de la ciudad.

Aún así, Jordania es mucho más que ‘La Ciudad Rosa’. El Mar Muerto, Madaba, Wadi Rum o Aqaba son otras de sus maravillas más preciadas. Junto a todo esto, los alojamientos de alto nivel, la exquisita gastronomía, las incontables actividades que inspiran, motivan y rejuvenecen, la grandiosa hospitalidad de sus gentes y su tradicional artesanía; conforman un ambiente único e inolvidable para todos aquellos que decidan visitarla.

 

Conocer algunos datos básicos es importante para aprovechar al máximo la visita a Jordania. Desde la moneda hasta los medios de transporte, pasando por la prensa escrita y el horario comercial. El árabe es el idioma oficial de Jordania, aunque el inglés se habla en todo el país, sobre todo en las ciudades. Muchos jordanos han viajado o estudiado en el extranjero, de modo que también se habla francés, alemán, italiano y español, aunque en menor medida. Hablar árabe puede ser más fácil de lo que puede llegar a parecer y, si intenta decir algunas palabras básicas en este idioma, seguro que los jordanos lo apreciarán.

ECOTURISMO, UNA TENDENCIA

Maravillarse ante las manadas de gacelas y orix y las bandadas de aves migratorias, acampar en la inmensidad de Wadi Rum o de la reserva de Dana, recorrer las antiguas rutas de las c ravanas desde las tierras altas de Moab y Edom, realizar excursiones por las boscosas colinas de la bíblica Gilead o disfrutar de los purificantes y únicos baños con barro del Mar Muerto son solo algunos ejemplos de los tesoros que aguardan en este reino de ensueño.

El Reino Hachemita ofrece multitud de opci nes sostenibles y eco-friendly. De hecho, su oficina de turismo ha dedicado sus esfuerzos en mantener al país como uno de los destinos más atractivos para practicar este tipo de turismo, además del de aventura. Una de lasmejores opciones es el Jordan Trail, una ruta de 650 kilómetros que atraviesa de norte a sur y que permite conocer absolutamente todo el país a través de 8 etapas: Um Qais – Ajloun, Ajloun – Fuheis, Fuheis – Wadi Zarqa Ma’in, Three Wadis – Karak, Karak – Dana, Dana – Petra, Petra – Wadi Rum, Wadi Rum – Aqaba.

Se visitan 52 pueblos y ciudades y, a través de este camino, se conoce la enorme biodiversidad del país. Una forma diferente de adentrarse en su cultura e involucrarse con su gente. A ello hay que sumar la reciente reapertura de la Reserva Natural de Shaumari, en las cercanías de Ammán. Ésta ha sido la primera Reserva Natural proclamada en el país, en 1975, y fue creada especialmente para la reintroducción del órice árabe de pelaje blanco en grave peligro de e tinción, lo cual ha sido un éxito. Es el lugar perfecto para observar multitud de especies únicas.

La zona protegida de Wadi Rum es desierto único en el mundo por su espectacular paisaje lnar, sus impresionantes cañones y sus muchos pozos y manantiales que pasan desapercibidos entre puestas de sol inimaginables. Actualmente ha sido mejorado y se pueden encontrar nuevas rutas que permiten una escalada más accesible y también Wadi Rum’s Shabab Sahara, que se ha erigido como la mejor casa para alojar a escaladores y excursionistas. Pernoctar en uno de sus campamentos beduinos, la mayoría sin electricidad, seguido al día siguiente por un paseo en camello, permite acercarse a la cultura beduina y tener una experiencia inolvidable en el desierto.

No se puede dejar de hablar, por otro lado, la Reserva de la Biosfera de Dana que concentra la mayor diversidad natural del país y es la reserva más grande de Jordania. La aldea de piedra cuelga bajo la carretera del Rey en un precipicio con unas maravillosas vistas al impresionante valle donde se han registrado 800 tipos de plantas y 449 especies de animales. La reserva pide a gritos que sea explorada a pie o en bicicleta de montaña por sus más de 8 rutas de diferente dificultad. Una parada obligatoria es dormir en uno de los numerosos alojamientos sostenibles de la Reserva.

Son cientas las posibilidades que pone bandeja este país. Y no serán las únicas en el futuro: están trabajando en la creación de la primera escuela de la región especializada en montañismo, para formar a los guías jordanos. Asimismo, continúa desarrollando la Asociación de Montañismo.

Jordana. Para incentivar a los senderistas y amantes de la naturaleza de otros países a v sitarlo, el departamento de ecoturismo patrocina expediciones de federaciones y asociaciones internacionales de montañismo, con el objetivo de que conozcan las mejores regiones de aventura de Jordania.

LA ARTESANÍA, MONEDA DE CAMBIO

La ubicación de Jordania en la encrucijada de numerosas rutas durante varios siglos convirtió a la artesanía en moneda de cambio entre los comerciantes. En el Reino Hachemita va más allá: es una expresión de turismo sostenible además de representar la historia y tradición del país.

Algunas ONG han estimulado y apoyado la artesanía local como parte de una campaña nacional para elevar el nivel de vida rural, mejorar el estatus de la mujer en estas zonas, proporcionar ingresos a las familias, formar a los jóvenes en la cultura y proteger el medio ambiente. Los turistas pueden comprobar que existe una amplia gama productos creados artesanalmente por los habitantes de la zona y otro tipo de productos disponibles en las ubicaciones más populares de la ciudad, así como boutiques en los hoteles más importantes y en los diversos centros de visitantes. Los telares representan una sólida industria de la alfombra. Suelen ser lisas y tejidas y cualquier viajero sucumbe al encanto de los vendedores.

En la actualidad, todavía pueden verse Kílims con antiguos diseños bizantinos en Madaba y Mukawir. El bordado es una técnica que prevalece entre las mujeres que son enseñadas desde jóvenes y, de hecho, las adolescentes bordan su ajuar. Esta tarea la realizan todas reunidas mientras comparten confidencias y toman una taza de té. El más característico es el punto de cruz rojo palestino que puede verse en los vestidos tradicionales.

Como no podía ser de otra manera y como en muchos países de la zona, la orfebrería con tri tuye un pilar muy importante. Los diseños más típicos son los amuletos protectores de plata, como ‘la Mano de Fátima’. Las piezas antiguas, como los tocados de plata decorados con monedas otomanas y las dagas beduinas profusamente decoradas, son cada vez más difíciles de encontrar. Por otro lado, los mosaicos se consideran un arte y es otra de las maravillas de la artesanía jordana. Se realizan con cuadraditos de rocas de colores (teselas), los más pequeños son los más complicados de trabajar y los que más se tardan en armar. Cuanto más finos y más hay por centímetro será más valioso.

Visitar los zocos de las ciudades y los pueblos más grandes del país es un auténtico tesoro escondido para los que busquen piezas fuera de lo común. Tiendas de oro y plata, mercado de especias, hierbas y condimentos exóticos son algunos de los ejemplos. Tanto Amán como Aqaba tienen sofisticadas tiendas y boutiques que venden lo último en joyería, ropa, accesorias, artículos de piel y aparatos electrónicos.

En casi cualquier lugar de Jordania encontrará los famosos productos termales procedentes del mar Muerto. Todos son de excelente calidad y se fabrican bajo estrictas condiciones sanitarias. Además, tienen un precio bastante asequible.

En cualquier caso, los vendedores siempre son amables y le ayudarán con una sonrisa. La mayoría habla un poco de inglés pero, aunque no sea así, normalmente siempre hay alguien cerca deseando ayudarle. ¡Al fin y al cabo, esto es Jordania!.

Leave a Reply

  • (not be published)