Entre miedo y tensión, 12 lugares abandonados que te darán escalofríos

Posted on octubre 24, 2017, 1:45 pm

Se acerca la festividad de Halloween y muchos fans ya están listos para celebrarla. Esta festividad de orígenes muy antiguas se ha vuelto al día de hoy tan popular de ser capaz de disparar millones de dólares.

En los Estados Unidos, por ejemplo, es la segunda fiesta más comercial del año, después de Navidad. Según History.com, los estadounidenses gastan alrededor de 6.000 millones de dólares al año en dulces, disfraces y otros adornos relacionados con esta festividad.

En España no hay muchos datos sobre lo que se gasta en Halloween, pero es cierto que esta celebración se está volviendo un negocio cada año más provechoso, porque dispara las ventas de disfraces, maquillajes y dulces, y genera mucho movimiento en bares, discotecas y restaurantes.

Para identificarse con el espíritu de la fiesta, la web de alojamientos propone un itinerario de pueblos abandonados y lugares de miedo, con efectos escénicos típicos de una noche de Halloween.

pumpkins-1572864_1920

Ambientes tétricos con muros derruidos, miradas ocultas en la oscuridad, extraños vestigios de la vida pasada que ahí se dio, capas y capas de polvo. Lugares que, aunque provoquen sudor y temblores, despiertan también mucha curiosidad y fantasía y que, en cierta manera, contribuyen al guión de una película que haría las delicias de Hitchcock.

Belchite, Zaragoza (España) – Uno de los lugares abandonados de España con más historia es Belchite, un pueblo fantasma ubicado en Zaragoza en el que se llevó a cabo una famosa batalla durante la Guerra Civil que provocó daños irreparables. Las ruinas de lo que actualmente se conoce como Pueblo Viejo de Belchite están abiertas al turismo ávido de historias y mitos.

Última parada de la estación de Canfranc, Aragón (España) – En la lista de los lugares abandonados de España que impactan por su soledad se encuentra la Estación de Canfranc, un espacio donde solían haber recorridos de trenes y después de un trágico accidente en la vía han sido suspendidos. Aunque hay proyecto de restauración, la estación continúa en el abandono a la espera de valientes exploradores.

Humberstone, Chile – En el desierto de Atacama en Chile se encuentra uno de los lugares abandonados más interesantes: Humberstone. La guerra puso fin a la opulencia de este lugar y acabó con la fuente de trabajo que lo sostenía: la producción de salitre. Aunque las ruinas que lo habitan dan cuenta de la existencia de algún momento de esplendor en Humberstone, hoy es un pueblo fantasma en el que impera el abandono.

Beelitz, Alemania – Si de buscar un lugar de miedo se trata, Beelitz en Alemania es la opción indicada. Estas instalaciones cobijaron a Hitler en su juventud y a un asesino serial que cometió crímenes de necrofilia con las paredes de Beelitz como testigos. Un verdadero hospital del terror, que hoy no es más que despojos y escenario de actos vandálicos.

Epecuén, la atlántida Argentina – Una inundación acabó con el esplendor de Epecuén en Argentina y lo convirtió en uno de los lugares abandonados de esta lista. Por mucho tiempo fue considerada la Atlántida pues se encontraba 7 metros sumergida, aunque esa situación es cosa del pasado al emerger sus ruinas. De acuerdo con algunos testimonios, sólo cuenta con un habitante que se rehusó a dejar el lugar tras la inundación y vive acompañado de escombros.

Bokor Hill Station, Camboya – Creado para ser un campo de recreo y un fino hotel, Bokor Hill Station en Camboya se transformó en un campo de guerra y acabó convirtiéndose en un pueblo fantasma del que hoy sólo quedan terroríficas ruinas. Aunque existen intenciones de restaurarlo, los camboyanos coinciden en que la soledad y la atmósfera lúgubre deben conservarse por la memoria histórica.

Monasterio de Rioseco, Burgos (España) – Además de los lugares abandonados de España presentados anteriormente, debe añadirse el Monasterio de Rioseco en Burgos, un recinto religioso del que sólo quedan ruinas y el recuerdo de los monjes blancos de la orden de los Císter. Existe un proyecto de restauración para el futuro, mientras tanto las ruinas permanecen para ser contempladas.

Kolmanskop, Namibia – Kolmanskop es un pueblo fantasma que gozó de un momento de gloria al ser espacio de extracción de diamantes. Pronto dejó de ser el paraíso minero y las arenas del desierto sepultaron las casas y los lugares que alguna vez fueron de esparcimiento, dejando a Kolmanskop solamente como un fiel testigo del impune paso del tiempo.

Buzludja, Bulgaria – En Bulgaria se encuentra Buzludja, un monte de casi 1500 metros de altitud en cuya punta se encuentra uno de los monumentos ideológicos más importantes y que lleva el nombre de la planicie. Buzludja fue sede de importantes reuniones comunistas durante la época soviética, y aunque actualmente su gestión depende del Partido Socialista, hoy forma parte de la lista de lugares abandonados.

Craco, Matera (Italia) – La fuerza de la naturaleza provocó el abandono de Craco, ubicado en Italia y hoy transformado en un pueblo fantasma. Deslizamientos de tierra y sismos provocaron la huida de los pobladores de Craco hacia otros destinos, haciendo que actualmente se conserven esqueletos de antiguos edificios que de vez en cuando sirven como escenografía de películas como La Pasión de Cristo y Quantum of Solace.

Isla Hashima, Japón – Cerca de Nagasaki se encuentra Hashima, una isla que un día albergó a familias enteras y que hoy pertenece a la lista de lugares abandonados. Su principal actividad era la minería, pero un día esto dejó de ser así para dar paso a una ola de migración que provocó el abandono y la absoluta soledad de Hashima. La exposición a los tifones junto al paso del tiempo provocan una estética atemorizante en lo que hoy es tan solo un pueblo fantasma.

Isla de las Muñecas, Xochimilco (México) – El paso del tiempo convierte a los juguetes en elementos de terror, pues algunos pierden piezas que los transforman dramáticamente. Todo lo anterior se manifiesta en la Isla de las Muñecas en Xochimilco, México, lugar en el que cuelgan estos inocentes juguetes para intentar repeler el espíritu de una niña que murió ahogada, según cuenta la leyenda. A este pequeño y terrorífico universo puede accederse a través de trajinera, aunque son pocos los remeros que quieren llegar ahí.

Seguro se escucharon voces y risas terroríficas al leer esta lista de lugares abandonados, la sensación de una presencia extraña con respiración fuerte fue constante al conocer estos lugares de miedo y un grito de terror ahogó cualquier clase de pensamiento que significara salvación; una conducta perfectamente normal ante lo desconocido. Lo inesperado es ese impulso que recorre la sangre y provoca querer conocer estos sitios abandonados para lanzarse a la aventura de vivir un thriller personal. ¿Por qué no aprovechar la ocasión de Halloween para hacerlo?

Leave a Reply

  • (not be published)