Diez Ecodestinos, Diez Secretos

Posted on octubre 25, 2017, 10:30 am

Viajar es una transgresión. Para quien viaja y para quien nos acoge.  Y por eso los lugares de destino nos marcan de tal modo que acaban formando parte de nosotros mismos. 

ASTURIAS Valle de Liébana: Naturaleza calmada y vital

‘Vida completa. Serena o intensa, pero siempre relajante. En los Picos de Europa disfruto de la naturaleza en su globalidad y a mi manera. Es un lugar especial, no sólo por lo que ofrece por sí mismo, sino por la cercanía del mar y su amplísima oferta gastronómica. Posee un microclima en el que la vitalidad se vive de otro modo, pausado, aprovechable. Una vitalidad que te llena por dentro porque potencia lo positivo de la actividad: la experiencia y las sensaciones de una vivencia que te reconforta y te imprime ganas de más. O dicho de otro modo: vacaciones, no un simple cambio de rutina.

Mi dirección secreta: El teleférico de Fuente Dé. ¡No puede describirse!’.

DAVID PLAZA

Captura de pantalla 2017-10-24 a las 18.04.40

BOLIVIA Tiwanaku, honores a la pachamama

‘El inicio de todo. Muchos investigadores fijan aquí el inicio de las civilizaciones americanas. Reina un silencio que me transporta a la intensidad del pasado. Este punto del planeta me marcó para siempre cuando contaba mis 23 años. Lejos de lo mío y tocando con la punta de los dedos la historia en esencia. Los aymaras vienen a celebrar aquí el Año Nuevo cada 21 de junio. Jamás he visto una ceremonia tan emotiva, en honor a la Pachamama, la madre tierra. Toda una noche en vela esperando a que los primeros rayos de sol pasen bajo el dintel de la puerta del templo Kalasasaya.

Mi dirección secreta: Tras una larga noche, bajar un tenderete al Lago Titicaca a comer pescado fresco’.

CARMEN SOLÍS

TURQUÍA pasado y presente en esencias

‘Punto de encuentro entre Oriente y Occidente, pasado y futuro. Y con respeto por el entorno. Un país donde las culturas han creado un mosaico de colores, sabores y esencias únicas. Turquía me hizo palpar el pasado, sentir el presente y evocar su futuro. Pude adentrarme en la mítica Tacia, rastrear las huellas de Troya y contemplar indefinidamente la grandiosidad de Constantinopla, la actual Estambul. Y no me perdí dos de las siete maravillas del mundo que se encuentran en Turquía, el Mausoleo de Halicarnaso y el Templo de Artemisa, ambas situadas en la costa del Mar Egeo. Pero me quedo con Faselis, cómplice de la historia de amor entre Cleopatra y Marco Antonio.

Mi dirección secreta: un pequeño

hotel con vistas al Bósforo, Ajia.

MARTA RODRÍGUEZ

Captura de pantalla 2017-10-24 a las 18.03.58

ISLA MAURICIO exotismo y tolerancia en el paraísodel índico

‘Mauricio, isla mágica del Océano Índico. Mi paraíso de playas de arenas blancas y aguas azul turquesa; allí me siento su cómplice. Regada por campos de caña de azúcar, flamboyanes y casuarinas, me adentro en el sur en hoteles como El Heritage Le Telfair Golf & Spa Resort o Shanti Maurice Nira Resort, capaces de reconfortarme en cuerpo y alma. Y una vez recuperada, a la capital. Una visita al extremo noroeste donde se encuentran Port Louis y algunos sitios para visitar como el Fuerte Adelaida, la pagoda china, la catedral de Saint James o la mezquita Jummah, ejemplo de convivencia entre hinduistas, cristianos y musulmanes. Siguiendo de nuevo hacia la costa desemboco en algunas de las playas que han hecho de esta isla un icono de la naturaleza más bella. Y la memoria me lleva hasta Casablanca, a la frase mítica “Siempre nos quedará…”. Pues a los que tengan el privilegio como yo de conocer esta isla, “siempre nos quedará Mauricio”.

Mi dirección secreta: las playas de Pointe-aux-Piments, Bala-clava, Montchoisy, Trou-aux-Biches y Perbère’.

JULIA HIGUERAS

CANARIAS Isla de la Gomera, un destino donde el tiempo es inalterable

‘Fue tierra de guanches y punto de partida hacia el Descubrimiento. Después fue lugar de exilio republicano, y en los años ochenta representó un refugio para los que huían de la amenaza nuclear. La Gomera se convirtió también en destino de viajeros comprometidos con su sentir indígena y con su alma marinera. Así la conocí hace 25 años. Bastantes de los viajeros de hoy son turistas de sol y playa. Pero hay sensaciones que permanecen en mí inalterables en el tiempo: su olor dulzón de plátanos, aguacates y mangos. Decir La Gomera es sentir Garajonay, conocer a su gente es adentrarse en el mar… Desde siempre, cuando llego a La Gomera, descubro que el tiempo pasa sin pasar.

Mi dirección secreta: El Paraíso. Chiringuito entre las plataneras pegado al mar. Cocina gomera’.

JOSÉ LUIS ÁLVAREZ

Captura de pantalla 2017-10-24 a las 18.04.15

AUSTRALIA. Alice Springs, el placer de dormir cuerpo a cuerpo con la naturaleza

‘No lograba imaginar cómo era la naturaleza del interior de Australia. Y tuve la respuesta en el Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta. Ver amanecer con el King’s Canyon de fondo es un placer. Si además la noche la pasas en buena compañía aderezada con manjares autóctonos, mejor que mejor. Canguro, sí. Largos y tranquilos paseos en los que descubrí a los aborígenes que viven junto al río Todd. Son fotos que no pueden faltar. La ruta de viaje no estuvo completa hasta ir al Reptile Center.

Mi dirección secreta: cualquier espacio al aire libre. Sin duda, mi mayor lujo en este lugar fue dormir al aire libre mirando las estrellas mientras los ojos se cierran del cansancio. El aire me mecía’.

MARLENNE MIRÓ

ALEMANIA Friburgo, un destino abierto al cambio

‘Situada al suroeste de Alemania, al lado de la Selva Negra, sólo así puedo definirla. Friburgo es la capital del movimiento verde. Lo es en sus calles y edificios, y las gentes no van pintadas de verde para no llamar la atención, pero sus corazones son del color de la esperanza. Estoy segura. Y es que son ejemplo vivo de que se puede cambiar una ciudad. Me lo han demostrado.

Pero también hay museos, más bicicletas que automóviles, tiendas exquisitas y con objetos tan peculiares como una minibarbacoa portátil de color rosa que me apeteció tanto llevar a mi coche… una universidad que llena las calles de estudiantes, y me sentí una más, y una catedral cuya torre custodia la ciudad. Un lugar no sólo para ir, sino también para quedarse por una temporada.

Mi dirección secreta: el Hotel Vitoria (www.hotel-vitoria.de) ha recibido multiples premios medioambientales por sus instalaciones 100% ecos’.

NURIA SAFONT

ANDALUCÍA Jaén, paraíso interior racial y evocador

‘Íntima y acogedora. Así es la capital del mar de olivos, que ha permanecido tranquila, callada, trabajando su identidad musulmana, judía y cristiana, a la sombra de Córdoba o Granada, a la espera de su oportunidad. Que ya ha llegado. Jaén se alza ahora como el paraíso interior que es, acompañando la riqueza visual y gastronómica de su provincia con la suya propia, con el renacimiento esplendoroso de su Catedral, la raza árabe de sus baños o su judería, hoy plagada de pequeñas iglesias románicas y placitas y tascas.

Mi dirección secreta: el Raudal de la Magdalena, que se alcanza después de recorrer este crisol de culturas, la pequeña Jerusalén que es Jaén, con el trasfondo inigualable del Castillo de Santa Catalina’.

HENAR SENOVILLA

PORTUGAL El Alentejo, el olor de lo auténtico

‘Silencio y quietud, pero solo en apariencia. Aquí se oye a los robles crecer, a las olas bucear y a los kilómetros de tapices silvestres, silbar. Esta extensa región del sur de Portugal tiene la esencia de lo auténtico: si vas, te recibe, pero no te espera, turista, engalanada y adulterada. En el Alentejo que a mí me gusta, el aire aún huele a aire.

Mi dirección secreta: las pastelarias de Zambujeira do Mar. Aunque las playas de este publecito de unos 1.000 habitantes son lo más conocido en la zona (además de su festival de música de agosto), sus dulces te harán temblar aunque no seas especialmente goloso’.

PALOMA ROSADO

EXTREMADURA Valle de El Jerte, naturaleza envolvente y serena

‘Aquí busco serenidad y calma. El calor del verano me permite relajarme entre sus verdes fotografías y buscar una ruta nueva por la que perderme. El Jerte es una comarca al norte de Extremadura, cuya capital se ubica en Plasencia, donde podrás disfrutar de una bonita arquitectura, un variado y agradable tapeo y de unas increíbles veladas. Pero yo prefiero el campo, los pequeños pueblos que rodean la comarca: Jerte, Navaconcejo, Cabezuela, Tornavacas, etc… donde puedo recrearme con las mejores vistas. Rutas, balnearios en sitios soñados, miradores de vértigo, una inmejorable gastronomía y, por supuesto, las mejores cerezas del país, te esperan en este pequeño rincón de Extremadura.

Mi dirección secreta: La Garganta de los Infiernos, unas increíbles piscinas naturales que sin duda enamoran’.

BEATRIZ G.PORTALATÍN

Leave a Reply

  • (not be published)