Diario de una bruja moderna / Olga Albaladejo

Posted on junio 20, 2016, 12:17 pm

¿Estamos todos de acuerdo en que queremos ser felices? Averígualo tu mismo. Pregunta a tus amigos si quieren ser felices. Algunos dirán que sí, pero la mayoría te contestará con un poco comprometido ¿quién no? sin decirte si ellos son, o no, quien. Otros contestarán que la felicidad son momentos, o incluso afirmarán rotundamente que la felicidad no existe. Pero, ¿qué crees que te dirán si les preguntas si quieren ser infelices? Efectivamente, no sabemos bien qué es la felicidad, creemos que es imposible de lograr y, a la vez, no queremos no tenerla. Y siendo honestos, ¿cuánto tiempo le dedicamos a la felicidad en nuestras apretadas agendas? Tiempo de verdad, de calidad. Tiempo para buscarla, o mejor dicho, para construirla.

Yo creo que la felicidad ni son momentos, ni es una quimera. Tampoco algo que lograremos cuando tengamos una casa, o una familia, o un trabajo. La felicidad es una actitud en acción. Es el resultado de decidir ser feliz, de sentirte feliz independientemente de las circunstancias. De entender que yo soy algo más y distinto a lo que me rodea. Por eso siempre puedo elegir permanecer serena y en mi centro.

Felicidad es el resultado de vivir la vida focalizando nuestra atención en lo positivo y, sobre todo, en lo que sí que puedes cambiar, en lo que sí que está en tus manos. Felicidad es el resultado de tener claras tus prioridades y escoger entre tus opciones sabiamente. De elegir bien tus batallas y saber que no siempre es necesario ganar, o tener razón, si para ello perdemos a un amigo, o la salud, o la vida.

Y tampoco es que la vida sea un campo de batallas donde se va resolviendo poco a poco el resultado de nuestra guerra. No. Felicidad es aprender a fluir y aceptar las cosas, las personas y las situaciones que nos acontecen como lo que son. Sin querer cambiarlas, sin preguntarnos por qué a mi, o sin aplicar el baremo de la justicia, la nuestra, la de cada uno. Felicidad es aceptar lo que ES como ES y a partir de ahí decidir qué haremos al respecto. Felicidad es dejar ir aquello que ya no es para nosotros, lo que no nos enriquece, lo que no nos aporta valor… y por cerrar el círculo, lo que no nos hace felices. Felicidad es elegir siempre la sonrisa, frente al grito; el abrazo, frente al golpe; el compartir, frente al defender; el ser frente al tener.

Porque ser feliz es amarnos como somos y tener la certeza de que todos formamos parte de una misma unidad. Aceptar y cuidar a nuestro cuerpo como el templo de nuestra alma, aprender a gestionar nuestra mente orientando todo su potencial hacia nuestro crecimiento y el cumplimiento de nuestros sueños. Vivir cada día dejando una huella de la que nos sintamos orgullosos y haciendo el camino, la misión, que vinimos a cumplir y que sólo nosotros podemos hacer porque cada persona es única y especial. Entender que la energía, la espiritualidad y el sentido de trascendencia han formado parte del ser humano desde que lo es. Mirar de frente y no avergonzarnos de querer que nuestra vida tenga significado… y sobre todo, buscar ese significado dentro de nosotros mismos porque la respuesta siempre está en el mismo lugar en el que surge la pregunta.

Aunque el nombre pueda distraer intencionadamente a aquellos que no vibran en su sintonía, de todo eso hablamos en ‘Diario de una bruja moderna’ y el Universo construido en torno a su protagonista, Amanda. Y de eso hablaremos aquí. De las pequeñas cosas con las que ser feliz cada día, de cómo crear esos pequeños momentos de felicidad que al unirse darán forma a una vida plena y feliz; de cómo crear conscientemente una vida feliz para nosotros y para las personas que nos rodean; y finalmente, de cómo, entre todos, podemos cambiar el mundo con el poder de la Sonrisa. ¿Nos acompañas?

Olga albaladejo, psicóloga, coah y especialista en medicina complementaria.

Leave a Reply

  • (not be published)